CELULITIS: ¿Cuestión de belleza o falta de salud?

Como nos han querido hacer creer, la celulitis no es un problema cosmético concerniente solo a la industria de la belleza, es un signo de disturbio metabólico producido por polución interna de nuestros cuerpos. Independientemente de si la mujer está o no preocupada de la apariencia externa de su cuerpo, la celulitis es la forma en que nuestro medio interno manifiesta patología y tenemos que prestarle atención.

Desde el inicio del siglo y debido a la era industrial, los cambios en el estilo de vida de la gente y los hábitos alimentarios (alimentos procesados, faltos de nutrientes), hay más polución en el agua, tierra y aire. Todos esos cambios en nuestro medio ambiente traen consecuencias a nuestro cuerpo y uno de ellos es la celulitis, así como también la falta de energía, envejecimiento prematuro y falta de claridad mental.

Nuestros organismos tienen que hacer frente diariamente a mas toxinas y deshechos metabólicos que lo que realmente pueden metabolizar.

La clínica de la celulitis es bien conocida. Se presenta en el 90 a 98% de los casos en mujeres, de todas las edades. La celulitis se encuentra con mayor frecuencia en los muslos y los glúteos, pero también se puede localizar en el abdomen inferior y la parte posterior de los brazos.

La mujer que permanece delgada a través se su vida, presenta las capas de tejido subcutáneo delgadas y tiene mas probabilidad de éxito en el tratamiento, al permanecer la piel con estado de elasticidad mejor.

Si iniciamos nuestro tratamiento removiendo algo de la carga que esta produciendo este exceso de toxicidad (alimentos procesados, café, tabaco, alcohol) tendríamos gran parte del camino recorrido. Luego podemos agregar un régimen temporal de detoxificación, con una adecuada nutrición, ejercicio, masaje de la piel afectada y tenemos el 100% de la solución a la celulitis.

El paso No 1 en el tratamiento de la celulitis es la detoxificación, que podemos realizarla de varias maneras, dando de este modo alternativas para iniciar el cambio de nuestro organismo.

Ayuno de manzana. Se realizara por 2 a 3 días, comiendo solo manzanas (con la piel y el corazón) de diferentes clases, todas las que se quiera, acompañadas de te de hierbas, endulzado con miel de abeja. Agua purificada. La manzana ayuda a restaurar el balance de nuestro organismo, que al almacenar toxinas, se vuelve acidico.

La manzana se ha empleado por centurias en la medicina folclórica en el tratamiento de la obesidad, probablemente por sus cualidades de detoxificación. Además de potasio, calcio, sodio , magnesio, ácido fosfórico, ácido sulfúrico y silicio, contiene pectina que es un agente de quelación natural de los metales en nuestro organismo como cadmio, mercurio, aluminio y plomo (aumentados en nuestro medio ambiente desde la revolución industrial). No todas las mujeres afectadas por este padecimiento, podrán hacer este régimen, se recomienda siempre consultar con su médico.

Si usted no puede realizar esta detoxificación, si pude eliminar de su dieta alimentos procesados, frituras o alimentos con mucha grasa, agregar grano integral como cereales integrales, arroz integral y sobre todo muchas verduras y frutas frescas.

No se recomienda hacer dietas con estricta reducción del contenido calórico, porque se pierde masa muscular y no el tejido graso. No todas las calorías son creadas igual, la grasa contiene el doble de calorías que las proteínas y los carbohidratos. No cuente calorías, sino reduzca la cantidad de grasa en su dieta.

Los aceites que contienen ácidos grasos esenciales como el Flax sed oil tienen efecto anabólico aumentando la masa muscular a expensas del consumo de tejido adiposo. Ser pueden encontrar en forma de cápsulas o liquido en tiendas de productos naturales.

El ejercicio aeróbico sera parte fundamental del proceso de curación (caminata, bicicleta o patinar) y por último el masaje de la piel enferma, ayudará mucho en el mejoramiento de la circulación linfática y de este modo en la limpieza de toxinas el tejido afectado.

La celulitis puede ser eliminada a través de ejercicio regular, dieta balanceada, cuidado de la piel y limpieza interna. Es un proceso gradual que requiere constancia y voluntad de hacer algunos cambios en su vida, pero con seguridad de grandes recompensas, no solo a nivel estético pero de salud, vitalidad y claridad mental.

Comentarios