Celulitis (primera parte)

Muy poca información se puede encontrar en el tema de celulitis. Pocas personas reconocen qué es, qué la causa y cómo se puede eliminar.

La mayoría de las mujeres creen que una vez esta desfigurante substancia aparece debajo de la piel, es prácticamente imposible «curarla», esto basado en lo que hay disponible actualmente para su tratamiento, una colección de cremas inefectivas, que no atacan el problema desde su raíz.

La comunidad médica tiene puntos de vista tan opuestos como lo que apunta el Dr. Segers que la celulitis es una «distrofia capilar conectiva con edema mucoidótico» y el Dr Lotti que asegura que la celulitis es una «enfermedad inventada por las mujeres, resultado de la estructura típica de la piel de la mujer y una consecuencia natural del envejecimiento».

La realidad es que la celulitis no es un problema cosmético concerniente solo a la industria de la belleza. Es un signo de disturbio del metabolismo producido por polución interna de nuestros cuerpos. Independientemente de si la mujer está o no preocupada de la apariencia externa de su cuerpo, la celulitis es la forma en que nuestro medio interno manifiesta patología y tenemos que prestarle atención.

Desde el inicio del siglo y debido a la era industrial, los cambios en el estilo de vida de la gente y los hábitos alimentarios (alimentos procesados, faltos de nutrientes), hay más polución en el agua, tierra y aire. Todos esos cambios en nuestro medio ambiente traen consecuencias a nuestro cuerpo y uno de ellos es la celulitis, así como también la falta de energía, envejecimiento prematuro y falta de claridad mental.

La medicina moderna enseña a los médicos como tratar enfermedades cuando estas ya se manifestaron, como por ejemplo diabetes, hipertensión, síndrome de fatiga crónica, solo para nombrar algunas enfermedades. No nos enseña como prevenirlas y tampoco como tantos padecimientos crónicos son producidos por falta de una adecuada nutrición. Ahora sabemos, gracias a cientos y cientos de estudios realizados alrededor del orbe que nuestra dieta esta carente de muchos factores esenciales que nuestro medio interno necesita para un adecuado funcionamiento.

El cuerpo humano esta hecho de aire, agua, luz y los alimentos que ingerimos.

Necesitamos 50 factores esenciales para sobrevivir.
20-21 minerales, 13 vitaminas, 8 amino ácidos, 2 ácidos grasos esenciales, una fuente de energía (lo más común almidón o glucosa), agua, oxígeno y luz.

Para sobrevivir, es absolutamente indispensable obtener en nuestra dieta los elementos esenciales porque nuestro cuerpo no los produce internamente.

Estudios realizados por el gobierno de los Estados Unidos demuestran que mas del 60% de la población carece en su dieta de uno o más nutrientes esenciales.

Actualmente tenemos numerosas enfermedades crónicas que hace 100 años eran prácticamente inexistentes. El primer caso descrito en la literatura médica de enfermedad coronaria aparece en 1910, en 1998 dos tercios de la población de Estados Unidos desarrolla enfermedades del corazón. En los albores del siglo, reportes de enfermedad de Alzheimer eran solo unos pocos, ahora, es la cuarta causa de muerte en Europa y Estados Unidos.

Menciono estos datos porque ahora sabemos que mucha enfermedades pueden ser prevenidas con una adecuada nutrición y para la mujer que se interesa en el tratamiento de la celulitis, quiero agregar que no solo encontrara la solución a su problema, sino que estará dando a su medio interno los nutrientes que necesita para mantener una buena salud, sentirse mas vital con mucha y nueva energía y evitar el envejecimiento prematuro.

La celulitis puede ser eliminada a través de ejercicio regular, dieta balanceada, cuidado de la piel y limpieza interna. Es un proceso gradual que requiere constancia y voluntad de hacer algunos cambios en su vida, pero con seguridad de grandes recompensas, no solo a nivel estético pero de salud, vitalidad y claridad mental.

La celulitis es un padecimiento de origen multifactorial, complejo. Se nombran disturbios metabólicos, hormonales, hemodinámicos, pastillas anticonceptivas, disfunciones hepatodigestivas, neurovegetativas, insuficiencia venosa y sobre todo mala nutrición.

Facebook Comments