¿Cómo combatir la resequedad de la piel?

El clima muy frío, la contaminación, los cambios climáticos, el uso de químicos, el envejecimiento o la falta de cuidado diario son factores que favorecen la resequedad de la piel.

Una piel seca puede verse agrietada y favorecer la aparición de comezón o descamación. Si notas que tu piel se encuentra tirante o áspera, es un indicativo de que debes prestar atención a su hidratación.

En este artículo te indicaremos algunas formas para combatir la resequedad de la piel.

 ¿Cómo combatir la resequedad de la piel?

Desde adentro hacia afuera: nuestro interior se refleja en la apariencia. Es por esto que para vernos bien por fuera debemos comenzar por cuidar nuestro organismo internamente.

Para combatir la resequedad de la piel es esencial el consumo de al menos dos litros de agua diarios, pues de esta manera mantendrás la hidratación de tu organismo y la humedad de la piel.

La alimentación también es importante para tratar la resequedad en la piel, el consumo de frutas, especialmente aquellas ricas en vitamina C permitirá a tu piel mantener la elasticidad y prevenir el envejecimiento que es una de las causas comunes de sequedad en la piel.

La hidratación externa es importante: para evitar la resequedad de la piel o mejorar esta la utilización de productos hidratantes es fundamental. Es importante que la hidratación externa se realice diariamente de forma constante.

Para tratar la piel seca se recomienda utilizar productos que no contengan demasiado perfume, pues estos químicos resecan aún más la piel. De igual manera, debes procurar que tus cremas y jabones contengan glicerina, pues esta es excelente para humectar la piel.

Algunos elementos naturales, tales como los aceites esenciales son hidratantes perfectos para nutrir la piel. Entre estos se recomienda utilizar aceite de almendras y de coco, para hidratar profundamente la piel.

Asimismo, es recomendable aplicar los productos de hidratación de la piel mientras esta se encuentra húmeda para así facilitar su absorción. Es por esto que luego de salir de la ducha no debes olvidar aplicar la crema humectante de tu preferencia.

Cuídate del clima: los cambios de clima, el calor o frío en exceso, así como los rayos solares son los principales factores que afectan la humedad de la piel y ocasionan resequedad.

Así que si quieres combatir la resequedad de la piel es necesario cuidar y proteger tu piel de los embates del clima. Para esto debes utilizar protector solar constantemente y evitar la exposición al sol durante mucho tiempo.

De igual manera, en invierno protege tu piel cubriéndola bien y aumentando la aplicación de hidratantes para mantener tu piel humectada.

Otro factor que puede favorecer la aparición de resequedad en la piel es el uso de agua muy frío o muy caliente a la hora del baño. Para evitar que nuestra piel pierda humedad es importante entonces controlar la temperatura en la ducha.

Date un cariño cada cierto tiempo: si sufres de resequedad en la piel, es una excelente idea acudir cada cierto tiempo a centros de belleza especializados en los cuales puedas someter tu piel a tratamientos de hidratación profunda.

Facebook Comments