Curación Natural

Medicina Natural 234 Visitas

La reflexología es una disciplina que trabaja estimulando puntosespecíficos en manos y pies como una forma de terapia. Anota que cada órgano y sistema del cuerpo, tiene su representación en las manos y los pies (que el cerebro registra). Es un experiencia relajante, segura, saludable, no invasiva y estimula al organismo en los procesos de curación.

Aunque la reflexología fue reconocida hasta hace pocos años en el mundo occidental, ha existido por centurias. Hay evidencia que los egipcios y los chinos practicaban la reflexología desde el año 2330 AC.

El desarrollo moderno de la reflexología se inició en 1910. Sin embargo, no fue hasta 1977 (con el establecimiento de el Consejo Internacional de Reflexólogos) que los estudios científicos para verificar su eficacia se iniciaron.

En algunos países la reflexología ha sido integrada a programas nacionales de salud como en Dinamarca e Inglaterra y en China la reflexología se aplica en conjunto con la Medicina China Tradicional. La mayoría de los estudios científicos disponibles en la actualidad vienen de los países antes mencionados.

En Estados Unidos el pionero de la reflexología fue el Dr William Fitzgerald (cirujano Otorrino), quien inició la practica de la disciplina en 1913. Otros profesionales médicos han seguido sus pasos, incorporando la reflexología como complemento de los tratamientos de la medicina tradicional.

El profesional en reflexología, ejerce presión en puntos específicos de manos y pies, que son la representación de las zonas del organismo que están afectadas en el paciente. La teoría de la zona, anota la relación entre los órganos y glándulas del cuerpo y las manos y los pies. El cuerpo esta dividido en diez zonas que viajan en sentido longitudinal de la cabeza a los pies. La mano derecha y el pie derecho corresponden al lado derecho del cuerpo (riñón derecho, hombro derecho, ojo derecho, etc) y y la mano izquierda y el pie izquierdo corresponden al lado izquierdo del cuerpo. La planta del pie y la palma de la mano, estan divididas en zonas horizontales que el reflexólogo considera es la imagen en espejo de todo el cuerpo (como por ejemplo, los dedos de los pies y manos, corresponden a áreas de la cabeza y el cuello).

El sistema permite al profesional en reflexología, tratar áreas especificas que corresponden a los síntomas referidos por el paciente. Sin embargo, para el reflexólogo, el paciente se trata como un todo y recibe la estimulación de muchos puntos para mejorar el flujo total de energía y acelerar su recuperación. También se aplica como prevención de la enfermedad y para mejorar la sensación de bienestar del paciente.

Entre las diferentes teorías del porque la reflexología trabaja, esta el efecto placebo-psicológico y la mejoría de la circulación del sistema linfático y del sistema inmune. Al mejorar la circulación, los desechos celulares y toxinas pueden ser barridos del cuerpo, aumentando la disponibilidad de nutrientes para las células. La liberación de contracturas musculares ofrece alivio a los nervios.

Se cree también, que las diferencias del potencial eléctrico de varias zonas del cuerpo pueden producir problemas de salud. La reflexología restituye el balance a este nivel (actúa con los mismos principios de la acupuntura, restaurando el flujo de energía en los diferentes meridianos del cuerpo).

La reflexología es una ayuda para el proceso normal de curación y puede ser aplicada para aliviar trastornos comunes como dolor de cabeza, dolor de espalda, estrés y muchos otros. No es un masaje de los pies, que produce relajación. La reflexología utiliza el masaje para relajar los músculos y luego aplicar presión en puntos específicos correspondientes a órganos y sistemas. No causa irritación o cosquillas.

En una sesión de reflexología, el terapeuta discutirá con el paciente su historia médica y sus síntomas. Luego procederá a dar masaje y presión a manos y pies, con especial énfasis en las áreas que correspondan a los síntomas que aquejan a la persona. El punto correspondiente con la dolencia del paciente usualmente es más doloroso que el resto del pie o la mano. La sesión es de 45 minutos a una hora. Con un número diferente de sesiones dependiendo del caso.

La terapia puede ser aplicada a niños, ancianos y mujeres embarazadas.

Compartir

Comentarios