Eyaculación Prematura: Problema de la Pareja

La Organización mundial de la salud y la Asociación de Psiquiatras Americanos, definen la eyaculación prematura como: “La incapacidad de retardar la eyaculación hasta el punto que los dos miembros de la pareja estén satisfechos”.

La eyaculación prematura o falta de control eyaculatorio (término utilizado por psiquiatras y psicólogos) es uno de los problemas masculinos mas comunes.

Su causa raramente se asocia a enfermedad física. Sin embargo, algunos casos pueden estar ligados a esclerosis múltiple o prostatitis aguda (inflamación de la próstata).

La falta de control eyaculatorio produce mucha ansiedad y frustración en la pareja. El hombre puede desarrollar inseguridad y sentimientos de culpa. Para muchas parejas es el inicio de un conflicto mayor, porque tienden a evitar la relación sexual, para no tener que afrontar la frustración. Esta situación agrega estrés y empeora muchas veces la respuesta del hombre, complicando aun más el escenario y a menudo alimentando un círculo vicioso muy difícil de cortar.

La mayoría de los hombres presenta falta de control eyaculatorio en alguna época de su vida. Algunas veces relacionada a situaciones de estrés, después de largos períodos de abstinencia sexual o problemas de comunicación con su pareja.

El problema de falta de control eyaculatorio puede ser tratado. Los profesionales que pueden tratar a estos pacientes son psicólogos o psiquiatras especialistas en sexología. Les enseñarán técnicas para el control de la eyaculación que la pareja puede implementar en intimidad de su hogar y en algunos casos se acompaña de terapia psicológica de la pareja.

Los sexólogos Masters y Johnson, autores de numerosos libros en la sexualidad humana, anotan que el mejor método para controlar al eyaculación es aprender a identificar las sensaciones que llevan al orgasmo.

Se le enseña a la pareja como estimular al hombre hasta el punto cercano al clímax, luego se suspende la estimulación relajándose de nuevo y se repite el ciclo en diferentes oportunidades hasta que el hombre aprenda a “reconocer” las señales de un clímax cercano y pueda empezar a retardar la eyaculación. Una vez que el hombre tiene una idea de este punto, podrá controlar mejor el orgasmo o dirigir a su pareja en su estimulación.

Este método es muy efectivo, pueden ser solo semanas antes de obtener el control eyaculatorio.

Una variación de la técnica de Masters y Johnson es técnica de la presión. La pareja realiza una presión suave en la punta o la base del pene, justo antes de que suceda el orgasmo y se produce la relajación del pene.

Algunos terapistas recomiendan cremas para aplicar en el pene que disminuyen la sensación. El uso del condón, es de ayuda en algunos hombres porque al tener menos sensación, pueden tener un mejor control de la eyaculación.

Las posiciones sexuales también ayudan en el inicio del tratamiento, recomendándose que la mujer este arriba del hombre, ya que de este modo el hombre podrá estar mas relajado y mantener mejor control.

La falta de control eyaculatorio debe de tratarse con seriedad y con la colaboración de los dos miembros de la pareja, que descubrirán nuevas fronteras en su sexualidad tanto física como emocionalmente.

Muchas parejas que han sido tratadas, de lo único que se arrepienten es el por qué no buscaron ayuda antes. Pudieron haber evitado muchos años de conflicto y frustración.

Facebook Comments