Hidroterapia, curación con el agua

Medicina Natural 215 Visitas

Las propiedades terapéuticas del agua se han utilizado por miles de anos en numerosas culturas alrededor del mundo. En la Grecia antigua, el templo del dios de la medicina (Asleklepios) fue construido cerca de las aguas termales.

De todos es conocido históricamente, los famosos banos termales utilizados por los romanos y en la actualidad tomar banos de aguas termales es común en numerosos países.

El padre Sebastián Kneipp (monge alemán, siglo 19), es considerado como uno de los pioneros de este campo, asegurando que la hidroterapia podía curar a sus pacientes al ayudar en la eliminación de los productos de deshecho del organismo y por ende la resolución de la enfermedad. Sus pacientes seguían un programa estricto con vanos de agua caliente y fría, vanos de vapor y paños calientes mojados en preparaciones de hierbas que envolvían al paciente para la curación de enfermedades. Todos estos métodos están todavía en uso actualmente.

La utilización de los efectos terapéuticos del agua para tratamiento de pacientes en la era moderna, lo inicio Vincent Priessnitz, que inauguro el primer balneario (Spa) en Grafenburg, Austria a principios del siglo pasado.

La hidroterapia alterna agua caliente y fría para el tratamiento del paciente.La immersion del cuerpo en agua caliente aumenta la temperatura corporal y provoca la dilatación de los vasos sanguíneos resultando en una mejor circulación de la sangre a la piel y el músculo. El agua fría produce la constriccion de los vasos sanguíneos, reduciendo el flujo sanguíneo a la piel y músculos y aumentando la circulación a los órganos internos.

Al estar el cuerpo sumergido, la “reducción del peso” es un 90%, disminuyendo la presión en las articulaciones y músculos y creando una sensación de relajación.

La hidroterapia se recomienda en casos de inmovilidad del paciente por enfermedad, perdida de músculo por enfermedad, para promover una mejor condición física, aliviar el dolor, relajación, mejorar la coordinación músculo esquelética, pacientes con dolor de cuello y espalda, pacientes en post-operatorio, pacientes con lesiones ocurridas en el trabajo o deporte, solo para nombrar unas pocas de los cientos de aplicaciones de esta disciplina.

El agua es un medio ideal para el paciente en rehabilitación por algún impedimento físico. Al estar el cuerpo inmerso en el agua, el paciente podrá realizar movimientos que no van a ser posibles en otras condiciones.

La hidroterapia es aplicada tanto en niños como en adultos. En niños con parálisis cerebral es de gran ayuda, porque mejora el control de los movimientos y la respiración.

Muchos pacientes que padecen de artritis reumatoidea tienen como parte del tratamiento la hidroterapia en la mañana, que les da un gran alivio para las articulaciones “trabadas” o con poca movilidad, común en los pacientes con esta enfermedad.

La talasoterapia es una modalidad de hidroterapia que incluye vapor (bano turco) y agua de mar (bano de tina). La hidroterapia también se utiliza en lavados del colon ( intestino grueso).

Actualmente hay cientos de centros que aplican diferentes modalidades de hidroterapia como la utilización de “jets” o mangueras a presión para dar masaje cuando el paciente esta inmerso en agua caliente de la tina. Trabaja utilizando los efectos de la turbulencia y el calor que reduce los niveles del dolor y estimula la circulación. En otros centros se aplican banos de asiento para el mejoramiento de fisuras anales o hemorroides, o la común utilización en nuestros hogares de las tinas con jets (jacuzzi). En la actualidad se pueden conseguir el equipo de masaje para la tina y colocarlo en la comodidad del hogar.

Si usted desea mejorar los efectos terapéuticos del agua caliente en su hogar, agregue al agua sales de Epson que alivian los dolores articulares y musculares, o aceites esenciales aplicados en diferentes padecimientos.

La hidroterapia puede ser utilizada en conjunto con tratamientos convencionales o alternativos, actualmente se aplica en muchos hospitales yclínicas como parte de tratamientos de rutina para diferentes padecimientos.

En muchos establecimientos se combina con la aromaterapia para mayor beneficio del paciente.

La hidroterapia no deb de ser aplicada en mujeres embarazadas y pacientes con presión alta o enfermedades del corazón. Se recomienda la consulta con el medico antes de iniciar cualquier programa de hidroterapia.

Compartir

Comentarios