Hierbas Populares

Las plantas medicinales han sido utilizadas por el hombre desde la antigüedad como medio de prevención y tratamiento de enfermedades. Podemos nombrar un herbario chino que data del siglo I d.C, el «Clasic of Materia Médica» y escritos del Médico griego Dioscorides también del siglo I d.C, que menciona alrededor de 400 plantas medicinales. También escritos de Aristóteles y Plinius refiriéndose a la prevención y tratamiento por medio de las hierbas.

Reyes y emperadores recomendaban el uso de hierbas, uno de ellos fue Carlo Magno que hacia plantaciones de hierbas medicinales cada vez que se fundaba una ciudad.

La escuela Ecléctica fundada por el Dr. Wooster Beech en la década de 1830, empleaba remedios a base de hierbas curativas de los indios norteamericanos. Contaba con más de 20.000 practicantes calificados en USA y se consideraba como seria amenaza para la medicina ortodoxa. Su práctica casi se extinguió, empezando en 1907, cuando los filántropos Andrew Carnegie y John D. Rockefeler decidieron limitar su apoyo financiero a las escuelas médicas ortodoxas.

En la actualidad las hierbas estan teniendo un nuevo renacimiento, una de cada cuatro personas alrededor del mundo utiliza la medicina natural en la prevención y tratamiento de enfermedades. Las plantas medicinales le dan las armas al organismo para curarse a sí mismo, al contrario de la mayoría de los productos farmaceúticos que solo combaten los síntomas de la enfermedad.

Para la persona que esta empezando a familiarizarse con las plantas medicinales, es mejor saber mucho de unas pocas hierbas de las que puedan hacer uso con regularidad, que saber poco de muchas.

Aloe Vera (Aloes Vulgaris)
También llamado Sábila. Originario del África tropical, llego a las indias Occidentales en el siglo XVI.

Se le atribuyen propiedades antibacterianas, antifúngicas (contra los hongos) y antivirales. El gel transparente que se encuentra adentro de su hoja carnosa, es empleado como tratamiento casero de emergencia en quemaduras, heridas y eritema solar. El Aloe contiene por lo menos dos compuestos activos que disminuyen los niveles de azúcar en sangre y su extracto también se utiliza en pacientes con hipoglicemia.

Su jugo se consume como prevención y tratamiento de muchos desórdenes gastrointestinales (como diverticulitis e inflamación de las paredes del colon), tomando pequenas dosis para evitar su efecto laxante. El gel se aplica externamente en las hemorroides y para la buena cicatrización de heridas.

Contiene glucósidos de la antraquinona (que poseen efecto purgante), polisacáridos, resinas, esteroles y cromonas.

Se encuentra en el mercado en forma de jugo, gel o cápsulas y en muchos productos de belleza.

Echinacea (Echinacea purpurea, Echinacea angustofolia)
La Echinacea es nativa de Norte América, desde Texas a las praderas del Canadá. Consumida por las tribus americanas como antiséptico, analgésico (alivio del dolor), para mordeduras de serpiente y heridas.

Todas las partes de esta planta son medicinales ( raíz, flores y semillas). En estados Unidos la parte que más se utiliza es la raíz que contiene echinacin, polisacárido que acelera la curación de las heridas y mantenimiento del tejido conectivo.

Contiene también inulin, polisacárido que aumenta las defensas contra virus y bacterias, acelerando la migración de glóbulos blancos (neutrófilos, monocitos y linfocitos) a la lesión. También estimula los linfocitos T que ayudan en la respuesta directa del sistema inmune.

La Echinacea ha adquirido fama mundial por sus propiedades antivirales, utilizándose como prevención de resfrío común y también en la terapia contra el SIDA. Se encuentra en el mercado en te, tintura, cápsulas o extracto.

Jenjibre (Zingiber officinalis)
Originario de Asia Tropical. Se ha utilizado en como planta medicinal en oriente desde hace mas de 2000 años. Actualmente cultivado en Jamaica, Nigeria, India y Japón.

El genjibre se utiliza para tratar problemas del aparato digestivo como flatulencia (gas), vómito y náusea (utilizado en el mareo matutino de la mujer embarazada). Produce aumento del flujo de saliva y de la enzima salival amilasa que activa la acción peristáltica intestinal y el tono de los músculos de la pared intestinal.

Se le atribuyen también propiedades como estimulante circulatorio, espectorante, antiespasmódico y antiséptico. Ayuda a romper acúmulos de grasa en el cuerpo y es usado tópicamente en compresas, para aumentar el flujo sanguíneo a la zona.

Se utiliza en su forma natural en jarabe, te, tintura o infusión. Se encuentra también en cápsulas y ungüento.

Facebook Comments