¿No tiene deseo sexual? Recupéralo con afrodisíacos naturales

En la era moderna, las librerías y ventas de revistas, están inundadas con libros y artículos que hablan de afrodisíacos y aseguran a los consumidores la visita de Afrodita (la Diosa del Amor), después de tomar o aplicar estos tratamientos naturales.

El folklore e innumerables testimonios nos cuentan cientos de anécdotas, con evidencia de plantas o hierbas que cumplen lo que prometen en materia sexual, que hoy vamos a explorar. Es sano y divertido buscar respuestas con compuestos naturales, que nos ayuden a mejorar de nuestra vida sexual y acercarnos a nuestra pareja.

La hierba Damiana (Turnera diffusa) se cultiva en Texas, México, el Caribe y en el Sur de Africa. Ha sido utilizada como afrodisiaco femenino. Sus seguidoras aseguran que las inhibiciones y miedos en materia sexual, serán cosa del pasado, aún antes de terminar de tomarse el té preparado con las hojas de la hierba. En la medicina homeopática la hierba Damiana se utiliza en los trastornos sexuales femeninos.

A la cayena se le atribuye la propiedad de liberar endorfinas (hormonas) en el organismo de los hombres y mujeres que la consumen, aumentando su deseo sexual. Se recomienda incluir el polvo de cayena en una sopa o salsa cuando se desea aumentar la libido (cocinado es mejor).

La hierba Gingseng ha sido utilizado en oriente por centurias como afrodisíaco para el hombre. Su nombre latino Panax se refiere a la palabra “panacea”, ya que la hierba es adaptógena y se utiliza para un sinnúmero de padecimientos. Las propiedades para aumentar la libido se le atribuyen al Gingseng coreano y americano en su preparadora como tintura.

El folclor anota a las ostras crudas como gran afrodisíaco para ambos sexos.
Se dice que la elevada concentración de zinc, mineral esencial para el funcionamiento sexual, ayuda a aumentar la libido.

Apartándonos ahora del folklore, en 1976 el Instituto de Estudios Avanzados de la Sexualidad Humana (The Institute for Advanced Study Of Human Sexuality) en San Francisco California, inició estudios de compuestos botánicos potencialmente efectivos para aumentar la libido en ambos sexos. Los investigadores querían probar desde el punto de vista clínico, la validez de compuestos naturales en la sexualidad humana.

Los científicos del Instituto, encabezados por el Dr Ted McIlvenna, después de cientos de estudios clínicos, descubrieron que la hormona testosterona, conforme avanza la edad, circula en el plasma sanguineo ligada a ciertos compuestos que le impiden cumplir su cometido como cuando teníamos 20 años.

Una buena respuesta sexual está ligada a la biodispo nibilidad de la hormona.

La testosterona (andrógeno) conocida como la hormona sexual masculina, también está presente en el plasma de la mujer y cumple un papel importante en su fisiología hormonal.

La prevalencia de la deficiencia de andrógenos (testosterona) en la mujer no se evalúa sistemáticamente y no hay un consenso clínico para su definición, debido a que los síntomas de deficiencia de la testosterona en la mujer (malestar general, falta de apetito sexual, cansancio) pueden ser atribuidos a un sinnúmero de enfermedades orgánicas o psicológicas.

Los síntomas de deficiencia de testosterona en el hombre pueden ser: metabolismo basal disminuído, aumento de la grasa corporal especialmente alrededor de la cintura, disminución de la masa muscular, falta de energía, depresión y falta de apetito sexual

El Dr McIlvenna y sus colegas han realizado estudios clínicos en individuos de todas las edades, para evaluar la respuesta sexual con el extracto de la planta Avena Sativa (green oats). El producto trabaja en el organismo liberando la testosterona que se encuentra ligada y aumentando de este modo la bio-disponibilidad de la hormona de una manera natural.

Los científicos del Instituto desarrollaron una fórmula exclusiva para la mujer que contiene 300 mgs de la avena verde “concentrada” (Avena Sativa) y 150 mgs de Saw Palmetto (Sabal Serrulata). Para el hombre la fórmula contiene solo la Avena Sativa. Las dos formulas 100% naturales, sin aditivos y no tienen efectos secundarios. La respuesta de los diferentes individuos varia de 2 días a 4 semanas.

Según sus palabras, el Dr McIlvenna ha encontrado una buena respuesta en el 67% de los hombres y 87% de las mujeres que tomaron el producto. En algunos casos, en que al incio no hubo una respuesta satisfactoria, con el aumento de la dosis se logró el objetivo.

El producto es manufacturado bajo las reglas estrictas de la Farmacopea Homeopática de los Estados Unidos.

Facebook Comments