¿Puede Viagra ayudar en la respuesta sexual femenina?

La anorgasmia (falta de orgasmo femenino) es un secreto a voces. Estadísticas a nivel nacional reportan que más de 1/3 de las mujeres “no tienen interés en el sexo” y una de cada cuatro mujeres no puede conseguir el orgasmo.

La mujer latina o de descendencia latina todavía tiene muchas reservas para hablar abiertamente de la falta de respuesta sexual. A menudo, por sentimientos confusos de “culpabilidad”, o la implicación que su pareja “no sabe” como estimularla.

Muchos padecimientos pueden interferir con la respuesta sexual femenina como el estrés, conflictos emocionales con la pareja, problemas de familia, enfermedades de la tiroides, período post-menopáusico, depresión o drogas farmacéuticas que pueden tener como efecto secundario la dificultad para llegar al orgasmo, o la disminución de la libido.

La droga Viagra (casa Pfizer) salió al mercado el año pasado con grandes promesas para el tratamiento de la disfunción de la erección masculina. Es importante anotar que este farmacéutico no aumenta el deseo sexual, solo participa en el mecanismo de mantenimiento de la erección.

La erección se produce con la relajación de los músculos cavernosos del pene, proceso que permite la entrada de sangre a través de las arterias del pene. Cuando este tejido se “hincha”, se bloquea la salida de sangre venosa y se logra mantener la erección.

El Dr Arthur L. Burnett publico en 1992 en la revista Science, un artículo describiendo el “óxido nitroso” como el principal mediador de la erección del pene.

El óxido nitroso se produce naturalmente en el cuerpo humano, es un químico que se libera en las terminaciones nerviosas y vasos sanguíneos. Su liberación, lleva a la producción de otro químico llamado GMP cíclico, encargado de la relajación de los músculos cavernosos del pene, permitiendo la entrada de sangre y la erección durante la estimulación sexual.

El farmaceútico Viagra prolonga los efectos del químico natural GPM. Cuando es tomada una hora antes de las relaciones sexuales, Viagra amplifica o realza el proceso químico, mejorando la circulación de la sangre al pene. Se reporta buena respuesta en el mantenimiento de la erección, en uno de cada 3 hombres previamente disfuncionales.

Como se relaciona este proceso con los órganos sexuales femeninos?

El óxido nitroso que inicia el proceso de la erección en el hombre, es también producido en el tejido del clítoris femenino, eso puede implicar que los mismos mecanismos que causan la impotencia en el hombre, pueden causar disfunción de la respuesta sexual en la mujer.

En la respuesta sexual, la mujer tiene lubricación de la vagina, el clítoris y los labios mayores y menores se “hinchan” (por la entrada de sangre a esos tejidos). En algunas mujeres que no producen lubricación vaginal, o no pueden llegar al orgasmo, la causa podría ser por el flujo disminuido de sangre a esas zonas del aparato sexual femenino.

Las mismas causas de “mala circulación” en el hombre como diabetes, enfermedades del corazón o elevación de los lípidos sanguíneos (colesterol-triglicéridos) las podemos encontrar en la mujer. Mas de 400 medicamentos para diferentes enfermedades incluidas las anotadas en el párrafo anterior, pueden contribuir también el la disfunción de la erección en el hombre. O la respuesta de la estimulación del clítoris en la mujer?

Viagra no se prescribe en la actualidad para la mujeres, pero se están realizando estudios en el Hospital Jonhs Hopkins para su aplicación en la disfunción sexual femenina.

La respuesta sexual femenina es muy compleja, con factores emocionales y físicos que juegan papeles de igual importancia. En la evaluación de una paciente anorgásmica o que no presenta deseo sexual, tienen que tomarse en cuenta sus relaciones de pareja, estresores de la vida diaria, un recién nacido, un nuevo trabajo, cambio de domicilio, depresión y cualquier medicamento farmacéutico que la mujer este tomando para alguna enfermedad, por la posibilidad de efectos secundarios en la respuesta sexual.

Lo mas importante es buscar la solución a la disfunción sexual, descartando causas físicas como primer paso y estudiando luego las posibles causas emocionales.

Si la disfunción sexual no es por causas físicas, los sexólogos (psiquiatras o psicólogos especialistas en problemas sexuales) pueden ayudar a las parejas a encontrar una solución. La mayoría de las parejas necesitarán una persona que los instruya en técnicas sexuales, sobre todo, el claro entendimiento de la compleja respuesta sexual femenina.

Facebook Comments