Viagra: ¿La solución de la impotencia?

La Impotencia es la incapacidad de obtener o mantener una erección adecuada para el coito. No es una enfermedad, sino un efecto secundario, un síntoma de algún padecimiento. No es solo un problema del hombre, sino de la pareja, ya que puede poner en serias dificultades a la relación.

La mayoría de los hombres presentan algún episodio de impotencia en su vida, o períodos de impotencia temporales debido a fatiga, depresión, stress o excesivo consumo de alcohol. La impotencia afecta entre 10 a 15 millones de americanos (1 de cada 10 hombres).

La impotencia ocurrirá cuando cualquiera de los eventos necesarios para la erección es obstruido. Como daño a las arterias, músculo liso, tejido fibroso, usualmente como resultado de enfermedad.

Las causas psicológicas no son la única causa de impotencia. Intensa investigación conducida en los últimos años apunta cuatro diferentes causas de este problema tan común.

  • Psicolúgicas.
  • Físicas (impotencia orgánica).
  • Mixtas (orgánicas y psicológicas).
  • Origen desconocido.

Cerca del 85% del problema de impotencia es debido a causas físicas (orgánicas), el 10% es de causas psicológicas y el 5% es de causa desconocida. Cualquier patología que produzca problema del flujo sanguíneo al pene, potencialmente podría ser la causa de impotencia.

La incidencia aumenta con la edad: 5% de los hombres alrededor de los 40 años, 15% a 25 % a los 65 años experimentan impotencia.

Para la mayoría de los hombres no es la edad sino su actitud hacia el padecimiento lo que les impide buscar el tratamiento. Algunos piensan que es parte del envejecimiento, o buscan excusas como “ya estoy muy viejo”, o “no estoy interesado”. Pero afortunadamente hombres de cualquier edad, pueden encontrar opciones de tratamiento.

Es importante tener en cuenta que en el tratamiento de la impotencia (85% de causa física), habrá que tratar la enfermedad de fondo, para solucionar el padecimiento desde la raíz.

El pasado Marzo, la casa Pfizer saco al mercado un medicamento oral para la disfunción de la erección llamado Viagra (Citrato de Sildenafil).

Ha revolucionado el mercado y las esperanzas de miles de hombres de encontrar la respuesta a un problema tan delicado.

Se administran dosis de 25 mg, 50 mg y 100 mg, dependiendo del caso, ya que es un farmacéutico que solo se puede tomar por prescripción médica.

Durante la estimulación sexual y como parte del mecanismo de la erección, se produce liberación de óxido nitroso en el cuerpo cavernoso del pene. El óxido nitroso tiene la función a su vez de activar la enzima guanylate ciclasa, que aumenta los niveles de guanosina monofosfato. Se produce de esta manera la relajación del músculo liso de los cuerpos cavernosos del pene y la entrada de sangre que producirá la erección.

La función del Viagra (Citrato de Sildenafil) en este proceso es aumentar el efecto del óxido nitroso, que al final de la cadena de eventos, ayudará a mantener la erección por más tiempo.

Viagra (Sindelafil) no tiene efecto si no hay estimulación sexual.

Las máximas concentraciones de Viagra en la sangre serán entre 30 a 120 minutos después de ingerido el medicamento. Por esta razón se recomienda tomarla 60 minutos antes de la relación sexual.

No se recomienda tomar Viagra con alimentos de alto contenido en grasa, ya que la grasa disminuye su absorción.

En diferentes estudios se reporta del 66% al 88% de éxito en el tratamiento, en pacientes con diferentes causas de impotencia, 46% de éxito en pacientes con cirugía de próstata.

Entre los efectos secundarios se reporta visión borrosa, sensibilidad a la luz, dolor de cabeza, dispepsia (dolor ardoroso en el estómago), congestión nasal, mareos y brote en la piel.

Viagra esta contraindicado en pacientes que toman nitratos para padecimientos del corazón.

El punto principal a recordar es que en el 85% de hombres con impotencia se puede encontrar la causa física del problema y dar el tratamiento adecuado.

La impotencia es “la enfermedad tratable menos tratada del mundo”.

Facebook Comments